Ballet San Marcos: El amanecer social del arte

quienes_somosTras cuarenta y ocho (48) años de existencia, el Ballet San Marcos (BSM) mantiene terca su apuesta por la renovación. En un medio donde los cuerpos institucionales de baile suelen implicar estilos eternos y repertorios perpetuos, el BSM cambia propuestas, alterna públicos y modifica el sujeto social de su trabajo.

En el último lustro, la dirección de Vera Stastny ha propiciado colaboraciones tan diversas como las coreografías del costarricence Rogelio López (“Rojísimo sobre blanco”, “El abrazo nuestro de cada día”), del británico Royston Maldoom (“Catorce en busca de una idea”) y del costarricense Francisco Centeno “Mentiras verdaderas”, obra ganadora del Festival Internacional de Coreógrafos “Graciela Moreno 2011 – Costa Rica), manteniendo al mismo tiempo aportes de los propios integrantes del BSM (baste recordar aquí las inquietantes exploraciones de Maureen Llewellyn Jones en torno a las retóricas de ciertos sentires del criollismo).

Pero esta línea erudita coexiste con —e incluso nutre— una vertiente de deliberada vocación popular que desde 2003 adquiere una creciente presencia e importancia en el trabajo del BSM. A través del proyecto Danza de la esperanza, los británicos Tamara Mc. Lorg y Barry Ganberg —además del mencionado Maldoom— trabajan con nuestra compañía para ofrecer a la juventud de escasos recursos, de los distritos de Los Olivos y de Independencia, un acceso distinto al baile como realización artística y como alternativa de desarrollo profesional. Gracias al apoyo de Dance United y del Consejo Británico, primero, y luego de la Asociación Cultural Peruano Británica, cientos de niños y adolescentes en riesgo de marginalidad acceden a un insospechado universo sensible -y al mismo tiempo a un oficio como instructores de baile. El poder creativo de esas vidas transformadas puede verse en conmovedores espectáculos que recorrieron escenarios tanto de Miraflores como del Cono Norte. También, por cierto, del Teatro Ella Dunbar Temple, cuyo equipamiento de luces la universidad quiso inaugurar con una presentación especial de Danza de la esperanza. Una fiesta de luces nuevas para el amanecer social que el arte —y San Marcos— propician.